CARRILLERAS al vino tinto

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Vamos a preparar unas carrilleras de cerdo, una carne que queda muy bien estofada y más si la preparamos con una salsa estupenda de vino tinto.

Se pueden preparar con hueso o sin él, a mi personalmente me gustan más con hueso, pero para los de casa, que no les gusta encontrar “impedimentos” en las comidas, las prefieren  sin hueso.

Es un plato que aguanta muy bien de un día para otro, e incluso  mejora. Por ello, si por ejemplo lo preparas un sábado por la noche, lo tendrás preparado para una estupenda comida de domingo, sin pasarte la mañana del domingo en la cocina y pudiendo salir a disfrutar de la mañana.

Vamos a ello

 

Ingredientes: (4  personas)

8 carrilleras

2 zanahorias

1 puerro

2 cebolletas

2 ajos

Aceite, sal, pimienta, harina, romero seco

1 vaso de agua

1 vaso de vino tinto

 

Preparación:


Cogemos las carrilleras, las limpiamos un poco de ternillas, las salpimentamos bien y las enharinamos ligeramente. En una olla amplia con un poco de aceite de oliva suave, vamos a rustir nuestras carrilleras, o sea que cuando el aceite esté caliente añadimos las carrilleras y las doraremos por todos los lados. Reservamos en un plato.

 


 

En el mismo aceite vamos a preparar un sofrito , con todas las verduras cortadas en brunoise (a trocitos pequeños) Puerro, cebolleta, zanahoria y ajos.

 

Salpimentaremos ligeramente y cuando hayan sofrito unos 5-10 minutos, añadiremos las carrilleras que teníamos reservadas. Les damos un par de vueltas, añadimos un poco de romero seco, y  a continuación regamos con el vaso de agua y de vino.

Dejaremos reducir a fuego lento y sabremos que están listas cuando las pinchemos con un cuchillo y se clave fácilmente. Si vemos que la salsa se queda seca, añadimos un poco de agua caliente.

Cuando estén listas, las sacaremos de la salsa y pasaremos dicha salsa por el pasapures , para conseguir una salsa bien fina. Añadimos de nuevo las carrilleras a la salsa y dejamos cocer un par de minutos para integrar bien todos los elementos.

De acompañamiento podemos hacer unas patatas sencillas al horno, yo las corto a rodajas y las coloco en una fuente para ir al horno, las condimento con un poco de cebolleta, tomillo, sal , pimienta, aceite y una copa de vino blanco y las horneamos el tiempo necesario para que queden tiernas y un poco tostaditas.

Ya veréis que os quedará un plato de 10, para chuparse los dedos.