BIZCOCHO DE MANZANA Y FRAMBUESA

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Esta es una nueva tarta de manzana, una receta muy jugosa y con poco azúcar, lo que lleva es más fruta que masa. Dicen que es originaria de Francia, y que ellos la llaman por ese motivo, bizcocho invisible.

Como siempre he seguido la fantástica receta de Su de webosfritos, y el resultado ha sido una tarta muy bonita y espectacular. Se trataba de hacer un postre distinto para celebrar San José, y sorprender como siempre a los de casa.

Ingredientes:

3 manzanas grandes

200 gr. de frambuesas (yo he utilizado frutos rojos congelados)

100 gr. de mantequilla

3 huevos grandes

90 gr. de azúcar moreno

100 gr. de harina

Una pizca de sal

150 gr. de leche entera

Frambuesas y azúcar glas.

(Recordatorio:  todos los elementos a temperatura ambiente, y la mantequilla la podéis derretir un poco en el microondas)

 

Preparación:


Lo primero de todo es preparar el molde, en este caso utilizaremos un molde rectangular ( 13 x 25 cm), al que untaremos de mantequilla y forraremos con papel de horno. Precalentaremos el horno a 180º.

Vamos con la preparación de la masa, batiremos en un bol los huevos junto con 60 gr. de azúcar, durante aproximadamente 5 minutos.

Añadiremos la mantequilla y mezclaremos bien.

Incorporamos la harina tamizada y la sal, y mezclaremos de nuevo, hasta obtener una masa bien ligada.

En ese momento podemos añadir la leche poco a poco, e iremos añadiendo sin dejar de batir. Reservamos la masa.

Ahora vamos a proceder a cortar la manzana en láminas finas de 1 mm de grosor, por lo que las cortaremos en cuartas partes y le sacaremos el corazón.

Ya podemos montar la tarta, en el fondo colocaremos una capa gruesa de láminas de manzana, utilizando la mitad. Por encima repartiremos la 1/2 del azúcar que nos queda, a continuación cubrimos con la mitad de la masa preparada, que verteremos con cuidado y daremos un par de golpes al molde sobre la encimera, así conseguiremos que se llenes todos los huecos posibles.

Ahora colocamos los frutos rojos (yo los he utilizado congelados y sin descongelar previamente, creo que hubiese obtenido un mejor resultado, si hubieren sido naturales) y sobre ellos de nuevo una capa gruesa de láminas de manzana, el resto que teníamos, cubrimos con el resto de azúcar y cubrimos con la totalidad de la mezcla restante. Repitiendo de nuevo los golpecitos del molde.

Ya podemos pasar nuestro molde al horno y dejar cocer entre 40-50 minutos, dependiendo de la fuerza de vuestro horno. Como siempre utilizad el método de pinchar con un palillo para comprobar su cocción.

Cuando esté lista dejar enfriar por completo sobre una rejilla, y no desmoldar hasta que no esté bien fría.

Podéis decorar con frambuesas por encima y con azúcar glas. También podéis añadir un poco de helado o bien de nata, para completar este postre espectacular y tan vistoso, totalmente ideal para un día de fiesta como hoy, día del Padre y de San José.